Para acabar con Eddy Bellegueule, de Édouard Louis

Reseña

resena blog Para acabar con Eddy Bellegueule edouard louis la ruta de los libros

Portada de la traducción española de En finir avec Eddy Bellegueule.

Hoy os traigo una reseña de un libro especial. Se trata de Para acabar con Eddy Bellegueule, el primer libro de un joven autor francés de apenas veintiún años en el momento de aparecer el libro, Édouard Louis, que ha conseguido una gran repercusión tanto en su país natal como en aquellos otros en que se ha publicado. Digo que es especial porque, al igual que la semana pasada, no se trata hoy tampoco de una novela: en este caso, nos encontramos ante una especie de memorias, un relato autobiográfico del autor en que relata su infancia y adolescencia en una pequeña localidad de la Picardia, una región del norte de Francia. Seguramente muchos se preguntarán por qué un joven de apenas veintiún años siente la necesidad de publicar una especie de autobiografía como esta. La respuesta tiene que ver con los acontecimientos que han marcado esa infancia y esa adolescencia, como veremos a continuación.

Sinopsis

Eddy Bellegueule es un niño que crece en una pequeña localidad del norte de Francia, en un ambiente de clase obrera marcado por la escasez de recursos. Desde muy pequeño, Eddy queda señalado en su pueblo por sus gestos, su manera de hablar y sus gustos como un mariquita, un niño que se aparta con nitidez de la idea de masculinidad ruda y en ocasiones brutal que domina en ese ambiente. Eddy tendrá que vérselas no solo con las burlas y desprecios de sus compañeros de escuela sino también con la incomprensión de sus propios padres –especialmente su padre- que no saben cómo digerir la diferencia de su vástago. Junto con la conflictiva relación con los padres, el otro hilo que articula la narración es el del acoso escolar, focalizado especialmente en la figura de dos muchachos, un poco mayores que Eddy, que durante toda su etapa en la primaria le hacen la vida imposible: cada día de colegio le esperan en un pasillo de la escuela y le escupen en la cara, algo que el protagonista ha llegado a aceptar casi como un ritual inevitable.

La primera pregunta que viene a la mente es la de la relación entre el Eddy Bellegueule del título y el Édouard Louis que firma el libro. En un primer momento, yo pensé que esta diferencia de nombre servía al autor para poner distancia y de alguna manera avisar de que no se trataba de un texto directamente autobiográfico sino más bien de una ficción con tintes autobiográficos. Sin embargo, la realidad es otra: Eddy (Édouard) Bellegueule es el nombre nacimiento del autor quien, debido precisamente a las experiencias que narra en el libro, decidió, una vez alcanzada la mayoría de edad, cambiarse el apellido por ese Louis con el que ahora firma. De esa manera, entendemos el título del libro en toda su significación: esta es la historia de cómo el niño y el adolescente Eddy Bellegueule es llevado a uan situación límite para escapar a la cual no le queda más remedio que «acabar» con su identidad, huir, cambiar de nombre en un intento por empezar de cero, dejando atrás familia, pueblo y pasado.

Como decía en la sinopsis, los problemas de Eddy comienzan desde bien pequeño: desde que comienza a hablar y gesticular los demás perciben en él unas «maneras», un tono de voz, unos gestos que no se corresponden con los que se espera de un varón. El niño queda marcado desde pequeño por su supuesto «afeminamiento», el cual, en una sociedad profundamente machista y homófoba, es uno de los peores estigmas. Las burlas de los compañeros de escuela, el rechazo, la sensación perenne de no encajar, de ser el raro, aquel a quien se aparta o da de lado constatemente, serán el clima en que va a crecer este niño. El momento que resume quizás todo este rechazo social es, como decía en la sinopsis, el del acoso al que le somenten dos chavales un poco mayores que él en el colegio. Cada día, en un pasillo en que Eddy se refugia de los demás durante los recreos, los dos niños mayores van a su encuentro y le escupen en la cara, de un modo que se convierte casi en un ritual. El protagonista llega a «aceptar» esto como un mal inevitable e incluso -de una manera que puede resultar tal vez difícil de entender para el lector en primera instancia, pero que entra en la psicología de la víctima de acoso o violencia sistemática- parece rechazar las posibilidades de escapar a este ritual degradante: cada día acude, como una fatalidad, al pasillo donde encontrará a sus acusadores. El miedo a enfurecerlos, pero también el miedo a que los profesores se den cuenta de que pasa algo raro, el temor de quedar señalado como la víctima ante esos adultos que en teoría podrían haberlo ayudado, hace que cada día este niño acuda como un cordero a su sacrificio. En una entrevista concedida al diario El País, el autor habló de este tema, de cómo él mismo de alguna manera protegía a sus agresores ante el temor de ser estigmatizado como víctima.

edouard louis blog la ruta de los libros para acabar con eddy bellegueule reseña

El autor en su casa de París [foto de Éric Hadj].

Lejos de ser un refugio frene a la hostilidad ambiental, el hogar se convierte en otro foco de inseguridades y miedos. Los propios padres de Eddy parecen avergonzarse de él, reprochándole ellos también que parezca una «señorita» más que un chico. Es sobre todo el padre quien ejerce esta violencia verbal sobre su hijo. El niño crece con la sensación constante de ser una decepción para su padre. El padre se nos presente con los rasgos típicos de una masculinidad ruda y soez, como comentaba antes: es el hombre que se pasea desnudo por casa, que deja sus películas porno a la vista de todo el mundo, que grita cada vez que sus hijos le molestan o le distraen de su ocupación favorita –ver la televisión-, que eructa de manera escandalosa, que se emborracha cada día con sus amigos en su propia casa a la vista de sus hijos. El retrato, sin embargo, se completa con el otro lado, el que no queda tan a la vista, pero que también existe: ese «otro padre» que da título a uno de los capítulos de este libro, en que el autor da cabida a algunas historias que completan el retrato de su padre y lo hacen más amable o matizado, como el relato transmitido por la madre de cómo su padre salió en defensa de un hombre que estaba siendo insultado por «maricón» por unos chavales del pueblo.

La figura del padre está lejos de ser extraordinaria o novelesca: aparece como la emanación natural del medio en que se ha desarrollado, ese medio obrero rural, compuesto por trabajadores de fábrica y amas de casa, marcado por la precariedad económica y la dependencia de las ayudas estatales. Se ha criticado al autor que presente un retrato tan negativo de las clases trabajadoras, al tiempo que les opone, en la fantasía del niño que sueña con escapar a este medio, a la burguesía como clase más ilustrada en la que podría alcanzar el objetivo de ser quien es, de vivir su homosexualidad. En mi opinión, si bien es cierto que el retrato de este medio obrero no es desde luego favorecedor, no es menos cierto que el autor hace siempre hincapié en que la incultura, la estrechez de miras vitales o la falta de empatía con el diferente no son tanto culpas individuales de estas gentes sino consecuencias de unas estructuras sociales y económicas que les atan a unos determinados comportamientos, que se repiten generación tras generación, sin que se otee una salida a un horizonte más amplio. En conexión con esto, uno de los aciertos del libro, una de las cosas que más me ha gustado, es cómo va trufando constantemente el relato el relato en primera persona con las palabras de los demás personajes en estilo directo, presentadas en cursiva pero insertas dentro de los párrafos, de una manera que transmite a la perfección el nivel de violencia verbal, así como el registro verbal de estos personajes que a menudo liberan su rabia contra su situación -rabia reconducida normalmente hacia el diferente- mediante el desahogo verbal.

para acabar con eddy bellegueule edouard louis blog reseña la ruta de los libros

Portada de la edición francesa.

Lo que nos cuenta el libro, básicamente es la lucha de este personaje, en un primer momento, por cambiarse a sí mismo y conseguir adaptarse al medio: al principio, este Eddy Bellegueule no sueña tanto con escapar como en transformarse en uno más, adaptarse al medio en que se encuentra y dejar de ser el bicho raro. Para ello hará un esfuerzo para hacer lo que otros hacen, incluso tener una novia cuando llegue la adolescencia. Sin embargo, a golpe de fracasos acabará por comprender que la adaptación es imposible y que la única salida es la huida: acabar con Eddy Bellegueule. Esto es lo que nos cuenta la parte final del libro, con su lucha por entrar en un liceo en la capital de la región, Amiens, lejos de su familia, y empezar allí una nueva vida. Si lo conseguirá o no es algo que queda ya fuera de este libro, aunque las líneas finales dejan claro que, de conseguirlo, no será facilmente. Supongo que tal vez el autor tiene prevista una continuación que nos cuente cómo se convirtió Eddy Bellegueule en el escritor Édouard Louis.

En conclusión, Para acabar con Eddy Bellegueule me ha parecido un libro necesario, que nos presenta de manera directa y en ocasiones bastante cruda una realidad como la de la homofobia y la intolerancia en determinados sociedad de nuestra aparentemente tolerante Europa occidental. como dice el autor en la entrevista que inserto a continuación, este libro es «una invitación a convertirse en lo que se es».

Si te ha interesado esta reseña, compártela en las redes sociales con los botones que encontrarás más abajo o deja un comentario. ¡Gracias!

Título: Para acabar con Eddy Bellegueule

Autor: Édouard Louis

Editorial: Salamandra

Traducción: María Teresa Gallego Urrutia

Año: 2015

ISBN: 978-84-9838-648-6

Nº de páginas: 192.

Anuncios

3 comentarios en “Para acabar con Eddy Bellegueule, de Édouard Louis

    • Me alegro de que te haya interesado. El libro está muy bien, y además se lee de manera muy amena, a pesar de a veces es crudo en cuanto al contenido. ¡Un saludo!

      Me gusta

  1. Pingback: Recapitulando la semana #3 | la ruta de los libros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s