Justicia ciega, de Bruce Alexander

Reseña

justicia ciega bruce alexander la ruta de los libros blog reseña

Cubierta de la edición española de la editorial Edhasa.

Hay una cosa que los teóricos de la literatura saben bien: existen determinados esquemas que se repiten con frecuencia en las obras literarias, y se repiten precisamente por su eficacia narrativa. Es el caso, por ejemplo, de la novela policíaca, en que desde los relatos de Edgar Allan Poe protagonizados por Auguste Dupin encontramos la estructura del brillante detective acompañado por un abnegado ayudante que es además el cronista de sus extraordinarias hazañas deductivas. Este esquema ha demostrado una eficacia tremenda en este tipo de narraciones, y es el que también encontramos en la novela que reseño hoy, Justicia ciega, del escritor estadounidense Bruce Alexander (seudónimo de Bruce Cook). Como de costumbre, os cuento primero un poco de qué va esta novela y después os doy mi opinión sobre ella.

Sinopsis

Nos encontramos en la Inglaterra del año 1764. Jeremy Proctor es un adolescente de trece años que acaba de quedar huérfano de padre y madre debido a la acción conjunta de la enfermedad y de la intolerancia religiosa. Su deambular le conduce hasta Londres, la gran metrópolis capaz de echar a perder incluso al más juicioso de los jóvenes ingenuos que lleguen a ella. Allí Jeremy se verá envuelto en un lío que dará con sus huesos ante el juez de instrucción. Este juez es John Fielding, ciego y con un extremado concepto de la justicia, y tras darse cuenta de la inocencia del joven Jeremy, lo va a poner bajo su protección. Cuando un importante lord residente en la capital inglesa aparezca muerto en la biblioteca de su casa, cerrada por dentro, el juez Fielding tendrá que poner en marcha todos sus recursos para tratar de aclarar quién es el asesino del aristócrata. Y lo hará ayudado por el joven Jeremy Proctor, narrador de esta historia, quien se convierte en los ojos de su protector.

Vaya por delante que Justicia ciega, la primera de las novelas de la serie protagonizada por el juez ciego John Fielding, no ofrece nada novedoso al género. Como decía al principio, se trata del esquema mil veces repetido del crimen investigado por un personaje de algún modo extraordinario, llámese Sherlock Holmes, Hércules Poirot o Guillermo de Baskerville, flanqueado por un secundario que ejerce a la vez de ayudante y cronista de sus aventuras. Pero si es cierto que no ofrece nada nuevo, no es menos cierto que esta fórmula triunfa más que la de la Coca-Cola y el esquema de repite con éxito. A esto hay que añadir que la novela se suma al subgénero policial con coartada de novela histórica: en este caso la ambientación es la de la Inglaterra del reinado de Jorge III, el rey que perdió las colonias que formarían los Estados Unidos de América y cuyo progresivo enloquecimiento fue llevado a la pantalla en la película La locura del rey Jorge. Nos adentramos en el Londres de la segunda mitad del siglo XVIII, que es ya una gran metrópolis en que el crimen y la inseguridad constituyen un problema al que los poderes públicos empiezan a tratar de poner remedio. Es el Londres también del doctor Samuel Johnson y de su biógrafo el escocés James Boswell, los cuales aparecen en la novela, si bien el segundo no sale muy bien parado.

John_fielding justicia ciega bruce alexander la ruta de los libros blog reseña

Retrato de John Fielding por Nathaniel Hone.

Cabe destacar que en este caso el autor, Bruce Alexander, ha echado mano, a la hora de elegir al protagonista de sus novelas, de un personaje real. John Fielding, el juez ciego que protagoniza esta novela y sus secuelas, existió realmente y fue exactamente eso: un juez invidente en el Londres georgiano, hermano del más conocido –sobre todo por su faceta como escritor- Henry Fielding, autor, entre otras obras, de la novela Tom Jones, considerada uno de los hitos en el camino hacia la novela moderna que eclosionará sobre todo en el centuria siguiente. Henry y John Fielding fueron, pues, magistrados ambos, y ambos se preocuparon por reformar algunos aspectos que atañían a la seguridad ciudadana en la Inglaterra de su tiempo: a los dos se les considera creadores de la primera fuerza de policía en el sentido moderno en Europa, los corredores de Bow Street, un cuerpo de agentes dirigidos primero por Henry y después por John –quien sucedería a su hermano en el cargo de juez de instrucción de Bow Street- que velaban por el mantenimiento del orden y la persecución de delincuentes en el Londres de la época, antecedente de Scotland Yard.

Como es habitual en el género de la novela histórica, el autor parte de esta figura real y de estos hechos históricos para a partir de ellos construir una trama que ya es fundamentalmente ficcional. El juez Fielding se convierte en las novelas de Alexander en un auténtico investigador que, flanqueado por su fiel ayudante, el joven Jeremy, y –al menos en esta primera entrega- con la colaboración de un joven médico poseedor de los más novedosos conocimientos llegados desde el continente, el doctor Donelly, va a llegar hasta el fondo de los misterios que su condición de juez le pone delante. El juez Fielding que nos dibuja Bruce Alexander es uno de esos personajes por los que resulta imposible no sentir simpatía: con un sentido de la justicia que le lleva a buscar antes la redención personal del delincuente que no la venganza, insobornable y trabajador incansable, es además un devoto esposo y un generoso protector para aquellos que están a su cargo.

justicia ciega bruce alexander la ruta de los libros resena blog

Iglesia de St. Mary Le Bow en Cheapside hacia 1764.

En este primer volumen de la saga, nos encontramos con un clásico ejemplo del problema de la habitación cerrada. La víctima es un miembro de la aristocracia británica, destacado orador en la Cámara de los Lores y antiguo favorito del rey Jorge. A medida que avance la investigación, nuevos elementos entrarán en juego: una famosa actriz especializada en los grandes papeles femeninos shakespearianos, un hermanastro recién llegado del Nuevo Mundo y misteriosos lacayos que desaparecen sin dejar rastro.

Como decía al principio, nada en esta novela es extraordinario: ni la fórmula es novedosa, ni el caso resulta especialmente sorprendente. Sin embargo, si lo que buscáis es un policial clásico con una ambientación histórica algo distinta a las más habituales, y unos personajes a los que coger cariño, Justicia ciega puede ser una elección más que razonable. Como punto negativo, debo señalar algunos errores de traducción que saltan a la vista y erratas que entorpecen la lectura.

Si te ha interesado esta reseña, compártela en las redes sociales con los botones que encontrarás más abajo o deja un comentario. ¡Gracias!

Título: Justicia ciega

Autor: Bruce Alexander

Editorial: Edhasa

Traducción: Pere Muñoz

Año: 2005 (ed. original: 1994)

ISBN: 9788435009580

Nº de páginas: 438

Anuncios

4 comentarios en “Justicia ciega, de Bruce Alexander

  1. Novela histórica, detectivesca y con un tándem formado por el investigador brillante y el ayudante oportuno. Una combinación efectiva, nada novedosa como tú bien comentas pero si a los que nos gusta este tipo de literatura nos entretiene y nos hace disfrutar ¿por qué no ha de haber nuevas creaciones de este género?
    Me la apunto porque tu reseña la presenta muy interesante.
    Por cierto, soy una adicta a la Coca-Cola.
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  2. Si algo funciona, ¿para qué cambiarlo? El ayudante nos sirve para meternos en la historia y, esto ya es apreciación mía, dosificar mejor la información: si el detective es el narrador sabríamos en todo momento todo aquello que detecta y el autor del libro no podría guardarse esos detalles hasta el momento adecuado de ir desvelándolos.

    Le gusta a 1 persona

    • Desde luego tienes toda la razón, es un recurso muy útil para dosificar la información y hacer que el lector se introduzca en la historia por los ojos del ayudante-cronista. En ningún caso hablaba de esa repetición de esquemas como algo negativo, sino como una fórmula que aunque repetida hasta la saciedad, sigue funcionando. ¡Gracias por la visita! Un saludo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s